Ambientación
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» One Second (Normal)
Sáb Nov 06, 2010 10:49 pm por Invitado

» Hotel Penny Lane. Foro Rol! [VIP]
Vie Oct 29, 2010 1:32 am por Invitado

» The New Age....ella regreso y ahora es mas peligrosa
Vie Oct 22, 2010 10:13 pm por Invitado

» All is Sydney {Elite}
Mar Oct 05, 2010 7:11 pm por Invitado

» Distopía
Mar Oct 05, 2010 1:13 am por Invitado

» Eternal Rome
Dom Oct 03, 2010 3:43 pm por Invitado

» Hogwarts Geminio (NORMAL)
Vie Oct 01, 2010 7:15 pm por Invitado

» Pack =)=)=)
Sáb Sep 25, 2010 7:22 pm por Axel Martens

» Axel Martens
Sáb Sep 25, 2010 7:07 pm por Axel Martens

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 8 el Lun Sep 06, 2010 12:38 am.
Staff del foro
El Staff del foro se encuentra a tu entera disposición para cualquier duda que tengas:
Elías B. Smith
Amélie LeFointaine
Afiliación élite
Photobucket Dirty, So Dirty ¿Are you ready? Acle City

Humanos y Elementos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Humanos y Elementos

Mensaje  Administración el Dom Ago 29, 2010 8:52 pm

Humanos

¿Qué podemos decir de nuestros queridos humanos? Seres comunes que han existido en la tierra desde el inicio de los tiempos, mortales, inconscientes en su inocencia. Muchos suelen verlos como seres vulnerables al carecer de los dones propios de los Elementos; gran error. Un simple humano es capaz de logros increíbles simplemente usando su astucia y un entrenamiento físico por encima de la media. Sí, probablemente la mayoría de ellos son esos seres vulnerables que todos esperan... pero eso no significa que no puedas encontrarte con un policía retirado, con un militar, un asesino... y te aseguro que deberás temer por tu vida mucho más de lo que puedas pensar en un principio.

La mayoría de ellos acuden a esta academia creyendo que simplemente es un lugar de estudio más; son pocos los que vienen aquí a consciencia para encontrarse con Elementos, y esos pocos que saben que existen, probablemente lo saben porque algún familiar suyo lo es. Pero en lo que refiere a los demás, llegan aquí en la más absoluta inconsciencia y permanecen sin saber que se codean con semi-dioses el resto del tiempo... o no.

¿Descubrir la verdad? Sí, es posible. Si consigues convencer a ese amigo tuyo para que te cuente por qué es capaz de manipular el fuego, o si descubres a tu profesor favorito creando un seismo en la tierra. Son posibilidades. No es imposible descubrir la existencia de los Elementos, pero ten en cuenta que ellos serán muy discretos con su naturaleza... y esperan que tú también lo seas. Esa es la única norma. Si eres capaz de cumplirla, todo irá bien. Pero sino...






Elementos

Los Elementos. Hay tantas leyendas sobre ellos... algunos dicen que alguna vez fueron humanos, pero que fueron tocados por un Dios Creador y desde entonces su sangre poseyó los resquicios de su divinidad, convirtiéndolos en... ¿semi-dioses? ¿Ángeles? ¿Humanos con ascendencia divina? Hay muchos nombres para designarles, pero aquí nos conformamos con llamarles los hijos de los Creadores. Los Elementos.

Su condición viene dada por su sangre y no puede ser adquirida. Muchos de ellos son hijos de otros Elementos, y a menudo heredan el mismo Elemento que sus padres. Otros provienen de una familia completamente normal, pero si investigan un poco descubrirán que sus abuelos o sus visabuelos fueron Elementos. A veces la sangre divina tarda un par de generaciones en manifestarse, pero siempre lo hace. Eventualmente.

¿Qué son? ¿Qué podemos ver a simple vista? Aparentemente, mucachos y hombres corrientes. Tienen una vida normal, un trabajo, amigos. Comen, duermen, sienten y envejecen. Pero no son normales, oh no, eso te lo aseguro. ¿Cómo se puede estar tan seguro de algo así? Porque los notas.

Así es. Un humano puede sentir la presencia divina de un Elemento, y a menudo lo hacen. ¿No has conocido nunca una de esas personas en las que te resulta irremediablemente fácil confiar? O por el contrario, ¿alguien que te aterroriza con su mera presencia? ¿O que te crea una gran curiosidad? Y sin embargo, puede que esa persona ni siquiera haya abierto la boca una vez, pero tú pronto le clasificas como un objeto de atracción, de repulsión, de curiosidad...

¿Sabes por qué? Porque los humanos notamos la presencia de un Elemento en forma de sentimientos. Unos nos inspiran afecto, otros odio... pero nunca nos dejan indiferentes. No sabemos por qué, pero sólo sabemos que con este tipo de personas no hay medias tintas. Un Elemento es especial, y nosotros lo notamos en forma de sentimientos muy fuertes que van atados a la mismísima naturaleza de su ser. Entre Elementos, sin embargo, el efecto que se ejercen mutuamente es mucho más débil, pero entre un humano y un elemento saltarán chispas.

Segundo punto: ¿qué hacen aquí, en la academia, los Elementos? Fácil. Muchos de ellos saben que tienen un don desde el día de su nacimiento, pero son pocos los que han podido desarrollarlo por su cuenta, por no decir nulos. Necesitan un maestro, un instructor que les indique como sacar el máximo partido de sus habilidades. Por este motivo muchos acuden a esta academia; porque saben que, a parte de recibir el enseñamiento que todo alumno debe recibir, también tendrán la posibilidad de hallar un mentor (ya sea entre los alumnos o entre los profesores) que les ayude a volverse más poderosos.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los Elementos son iguales. En su orígenes, esos humanos que fueron tocados por Dioses fueron tocados por uno u otro, nunca por varios a la vez. Hubo quienes recibieron la sangre de Tierra, otros de Agua, otros de Viento y otros de Fuego. Y eso iba a marcarles para toda la vida; a ellos, y a generaciones futuras. Así que pasemos a diferenciarlos como se merecen...



Tierra (El miedo)

Los elementos de Tierra fueron tocados por el Creador de los terrenos que hoy pisamos, de los valles y los bosques. Tierra era un Dios realista y sensato, con (valga la redundancia) los pies en la tierra. Y parte de este carácter ha pasado a sus descendientes inevitablemente. Los diferenciarás porque desprenden una aura de peligrosidad difícil de ignorar.

Así es: dan miedo. Aterrorizan a los humanos. Con un simple gesto, una simple mirada o palabra, pueden dejar clavadas a las personas en su sitio. Hay algo en ellos que te incita a correr, a huír tan rápido como te lo permitan tus piernas, a escapar tan lejos como sea posible. Son pocos los que pueden soportar esta aura de peligro que un Tierra enmana, por tanto los Tierra están acostumbrados a tener pocos amigos, pero fieles. Un Tierra ha vivido toda su vida viendo el terror en los ojos de la gente, lo quiera o no. Está casi acostumbrado a sembrar el miedo allí donde va, sin excepción.

Sin embargo, esto no significa que sean malas personas. Ni de lejos. A menudo el carácter real de la persona no se corresponde con su "aura", y un tierra puede ser desde un pandillero temperamental que se tiene bien ganada su fama de temible, hasta un sencillo chiquillo que solo quiere hacerse un rincón en el mundo. Las posibilidades son infinitas.

Ahora bien, pasemos a aspectos prácticos. ¿Qué hace un Tierra? Como es evidente, controlar todo aquello que tenga que ver con la tierra, la arena, las plantaciones, el mundo terrenal... la tierra es su elemento, su mundo, donde se sienten más seguros. Así que cuando se trata de este mundo, serán los más expertos en manejarse allí.

(Para más información, consulta los Dones)








Agua (La confianza)

Los elementos de Agua fueron tocados por el Creador de los océanos, los ríos y las lluvias. Agua era un Dios sentimental y amable, que fluía como sus aguas a través de las situaciones y las personas. Y parte de este carácter ha pasado a sus descendientes inevitablemente. Los diferenciarás porque desprenden una aura de dulzura y confianza muy característica.

Un Elemento de agua es... ¿cómo decirlo? ¿Achuchable? Desprende altas dosis de ternura allí donde va. Es esa persona que inevitablemente sientes ganas de cuidar y dejarte cuidar por ella o él. Tienen una gran capacidad para hacer que la gente se sienta confiada a su alrededor, como si fueran amigos de toda la vida. Es fácil dejarse llevar por su apariencia amigable, sus sonrisas y miradas encantadoras. Sientes que cuando estás con esa persona todo es luz, todo irá bien, porque un elemento de agua es positivismo en estado puro. No hay cabida para sentimientos oscuros a su alrededor.

Pero, como con otros casos, que desprenda esta aura confiable no significa que sea una persona necesariamente confiable. Puede ser alguien que use precisamente a consciencia esta apariencia angelical para objetivos menos inocentes, o puede que en realidad sea un ser de buenas intenciones. Todo consistirá en saber conocerle.

¿Y las habilidades de un elemento de agua? Como es de suponer, controlar y manipular el agua y todo lo que tenga relación con ella. Pueden crear desde una tempestada hasta la más mansa lluvia. Se mueven en un campo cambiante y adaptable como es su elemento, y por tanto su don siempre tendrá esas dos características allí donde lo usen.

(Para más información, consulta los Dones)








Aire (El misterio)

Los elementos de Aire fueron tocados por el Creador de los vientos, los huracanes y la atmósfera. Agua era un Dios misterioso e innacesible, hecho a base de matices, de sutilezas apenas perceptibles al ojo humano. Y parte de este carácter ha pasado a sus descendientes inevitablemente. Los diferenciarás porque desprenden una aura de misterio muy propia de ellos.

Un Elemento de Aire es un ser extraño. Inusual. Desprende una estela de misterio allí donde va, un "algo" que hace que la gente se lo quede observando fijamente y aparten rápidamente la mirada en cuando se ven descubiertos. Poseen cierto magnetismo que te impulsa a sentirte atraídos por ellos, y a la vez, también te transmiten la sensación que son tan inacanzables que nunca llegarás a conocerles del todo. Se tambalean en la fina línea de lo atrayente y lo esquivo. Quieres acercarte, y a la vez no quieres. Quieres saber más de ellos, y a la vez no quieres hacerlo. Son indescriptibles para muchos; simplemente, entes etéreos y espirituales difíciles de comprender.

Pero, como con otros casos, que desprenda esta aura misteriosa no significa que sea una persona necesariamente inaccesible. Puede ser alguien que, precisamente, sea muy abierto y extrovertido, pero que por su naturaleza la gente suela mantener ciertas distancias con él. O por el contrario, puede corresponderse con su carácter, esa aura de misterio.

¿Y sus habilidades? Controlar el viento, el oxígeno de los sitios, las corrientes de aire. Ese es su mundo, su elemento, y muchos incluso creen que pueden llegar a controlar tu mismísima alma con cada respiración que das. Porque, a fin de cuentas, cada vez que respiras aire estás adentrando dentro de ti una parte de ellos mismos.

(Para más información, consulta los Dones)









Fuego (La aversión)

Los elementos de Fuego fueron tocados por el Creador de los incendios, del fuego y la calor del mundo. Fuego era un Dios temperamental, de emociones intensas que podían resultar debastadoras en ocasiones. Y parte de este carácter ha pasado a sus descendientes inevitablemente. Los diferenciarás porque desprenden una aura de aversión que te hará mirarlos mal desde un bien comienzo.

Los elementos de Fuego son, quizás, quienes se han llevado la peor parte: ellos inspiran odio. Serán aquellos que te incitarán a meterte en problemas, en discusiones, si pasas demasiado tiempo cerca de ellos. Te inspiran un rencor difícil de explicar; simplemente, sientes que no podrán aportarte nada bueno a tu vida. Tienen una aura de conflictividad, de agresividad, que hará que te pongas a la defensiva nada más verles y que estés al acecho de recibir cualquier ataque por su parte para devolvérselo el doble de potente. Con un Fuego cerca, la pelea está asegurada.

Pero, como con otros casos, que desprenda esta aura conflictiva no significa que sea una persona necesariamente problemática. Muchos de ellos son simplemente incomprendidos, personas que han sido odiadas desde nacimiento sin motivo aparente, que se han acostumbrado a ser rechazados por el mundo entero sin haber hecho nada para merecerlo. Están resentidos con el mundo del mismo modo que el mundo lo está con ellos. La diferencia es que ellos tienen motivos.

En lo que refiere a sus habilidades; podrán controlar, crear y manipular el fuego y todo lo que tenga que ver con el calor de los objetos físicos. Sus poderes van desde la thermokinesis, que les permitirá variar la temperatura de los cuerpos con su tacto, hasta una verdadera pyrokinesis que les convertirá en seres indestructibles a las llamas. Su elemento es destructor y peligroso; y ellos lo serán en la misma medida.

(Para más información, consulta los Dones)


avatar
Administración
Admin

Mensajes : 94
Puntos : 93
Fecha de inscripción : 28/08/2010

Ver perfil de usuario http://divine-element.foros-gratuitos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.